Archivo de la categoría: Entretenimiento

Cristhian Hova: un ilustrador de mentiras

El ilustrador peruano Cristhian Hova es desmentido por una investigación, donde se muestra que el artista nunca publicó para la revista estadounidense The New Yorker.

La revista Somos del diario El Comercio realizó artículos sobre Cristhian Hova, quien sería hasta entonces el artista a cargo de graficar para Marvel, DC Cómics y hasta Century Foxasí como de diversas portadas de la revista estadounidense The New Yorker, un orgullo nacional de exportación, como lo anunciaban varios medios de comunicación. Sin embargo, el periodista Diego Salazar mediante la verificación de datos y un contacto dentro de la revista pudo constatar que Hova no trabajaba para dicho medio.

CristhianHova-ilstraciones-reporterosinfiltra2
Gráfico de supuesta portada en la revista The New Yorker

Por otro lado, esta noticia no solo cae por la mentira de Hova hacia sus seguidores y público en general, sino que da por entendido la forma de proceder de los medios de comunicación, los mismos que publicaron información del ilustrador sin confirmar la procedencia de sus trabajos para marcas de reconocimiento mundial.

 Luego de exponerse la información que descubrió la mentira de Cristhian Hova, el ilustrador pidió disculpas vía su cuenta de Facebook, donde anuncia que no volverá a tocar el tema, lamentando lo perjudicial que pudieron ser sus acciones. Sin embargo, esta pasaría de ser una broma de mal gusto a un delito, cargos que Hova debería afrontar en un futuro.

disculpascristhianhova-repórteros-infiltra2.png

La imagen de Hova no es la única que queda por los suelos, la imagen del país, de los ilustradores, y si queremos ampliar la mirada, la visión de los artistas se vería afectada por tamaña mentira que terminó por finiquitar la carrera de quien hasta ayer, era lo mejor que teníamos.

 

 

 

MANIFIESTO POR UNA COMUNIDAD POETRY SLAM PERÚ

«SLAM ES COMUNIDAD»

Cuando decidimos asumir el proyecto de presentar por primera vez el Slam de Poesía Oral en nuestro país, asumimos por sobre todo un compromiso. En teoría era sencillo; en práctica, demandante. Sabíamos que debíamos trabajar arduo para ver cumplidos nuestros objetivos, pero que trabajar por ellos sería un placer, ya que más que objetivos, para nosotros, eran sueños. Con la primera edición del Slam no hubo dudas. Aforo total, y tanto público como participantes satisfechos. Fue, entonces, que auguramos un futuro prometedor.

Durante el año pasado nuestra principal misión fue la de empezar a crear una comunidad. El centro de Lima y Barranco fueron los principales epicentros, donde participantes de toda índole sacudieron los modos más conservadores de exponer la poesía. El efecto se concentró tanto en la interpretación como en la creación. La fuerza vital y, por lo mismo, visceral; los dulces manifiestos o bien agudos y reflexivos, fueron la condensación de una modalidad discursiva diferente, que no pretendía ser totalitaria ni monopólica, pero sí sumarse como una fuente alimentadora de difusión y cultivo artístico. Es así que logramos cautivar a un público variado. No existían barreras generacionales. Grandes poetas del medio nos apoyaron como jurados; recibimos el respaldo de artistas, gestores culturales, público en general.En los Slams no solo se consolidaban voces reconocidas, sino que surgían nuevos talentos, pues este concurso tenía como uno de sus principales propósitos generar un espacio donde personas comunes (sin la necesidad de tener publicaciones o algún reconocimiento previo) pudieran tener la libertad para entregar su arte sin impedimentos. De esta manera, se asentaron las bases de la comunidad slam.

La historia continúa este año. Nuestro propósito actual es concentrarnos en la descentralización. No podemos crear una comunidad legítima si solo rotamos por los mismos escenarios sin mayor incidencia, pues, sin querer, estaríamos creando otro foco elitista (de los que ya abundan), donde se comparta la poesía para un pequeño sector. Es por ello que nuestra segunda edición de clasificación del año la realizaremos en el distrito de San Juan de Miraflores, y, en el otro extremo, (San Juan de Luirgancho) realizaremos este mes una edición especial llamada Primer Slam de Poesía Escolar, con lo cual empezamos a recorrer las zonas periféricas de nuestra capital. Sin embargo, no todo quedará en Lima; Puno y Cañete serán nuestros próximos focos. Nuestros caminos se bifurcan y el Slam llega al interior del país, como hace poco sucedió en Arequipa (felicitamos la iniciativa por parte de los que lo hicieron posible).

Es así que tomamos conciencia de la importancia de crear lazos, de crear puentes con otros colectivos o asociaciones, ya que gracias a ellos es que podemos llevar el Slam como una feria itinerante, como una fiesta donde convergen distintas artes (literarias, escénicas, musicales, pictóricas) a todas las zonas de nuestro país. Soñamos con crear alianzas estratégicas que permitan expandir este movimiento poético a nivel nacional e internacional. Consideramos que no es imposible. Solo necesitamos unir fuerzas, remar en una sola dirección, pues todo éxito depende de un trabajo colectivo, ya que el arte es una manifestación universal y, como tal, debería valorarse masivamente. En el caso de la descentralización del Slam, invitamos a promotores, gestores, colectivos, asociaciones, instituciones, etc. que quieran sumarse al movimiento y expandir en sus ciudades la comunidad slam. Como repetimos, creemos que el trabajo en conjunto es la vía idónea.

Comisión organizadora Poetry Slam Perú, 25 de julio del 2017

 

Crónica del Tercer Slam de Poesía Oral de Lima

Lleno total. No solo del lugar, sino también de nuestra expectativa y el gusto por haber cumplido una nueva meta de forma satisfactoria. Nos sentimos sumamente felices y agradecidos hacia ustedes, público querido, en muestra de la confianza depositada en nosotros. El último sábado, 15 de octubre, el Tercer Slam de Poesía Oral de Lima fue TODO UN ÉXITO y una vez más, ganó el ARTE.poetry-slam-peru-infiltra2

El evento gozó de gran acogida desde su convocatoria. Apenas una semana después de haberla lanzado por las redes sociales, los participantes para el tercer Slam estuvieron completos. No se esperaba menos luego del rotundo éxito de las dos primeras ediciones, en las cuales el número de inscritos iba en aumento.poetry-slam-peru-infiltra2-11

3

Cuatro de la tarde. La Plaza Mayor está cerrada por un contingente policial y el tránsito por sus alrededores se hace pesado. La gente presurosa camina por las calles angostas, en su mayoría alejándose del centro, congestionado y bullicioso por las bocinas de los autos.  Unos pocos, de esos miles, van en contra, buscando hacerse paso hacia la antigua estación de Desamparados. Llegan a las esquinas bloqueadas, Jirón Callao, Jirón Lampa, Jirón Ica. ¿Adónde se dirigen? preguntan los policías. A la Casa de la Literatura. Llegan. Buenas tardes, somos del Colectivo Reporteros Infiltra2. Los conducen al auditorio, un salón amplio y oblongo donde lo más selecto de la narrativa y poesía contemporánea ha hecho gala de su arte, donde no hace mucho se despidió para siempre al gran escritor Oswaldo Reynoso. El equipo de trabajo inicia su actividad, decora las paredes, luces de colores, la mesa de los jurados, una mesa de recibimiento fuera del auditorio.  Todo va quedando listo.poetry-slam-peru-infiltra2-01

2

            Ojalá la gente no se desanime, el acceso al centro está complicado, dicen algunos miembros del equipo. Va llegando uno, van llegando dos. Se acomodan en las primeras filas. Llegan más, público, participantes. Los jurados: un señor de sombrero, un señor de lentes y un joven: el poeta José Boris Arrunátegui, el declamador Frederick Sotomayor y el performer conocido como Kiki Saurio. Las filas vacías se llenan de miradas expectantes y vivaces. El equipo está disperso por todo el salón, ultimando detalles, invitando a pasar a la gente, sintiendo el primer respiro de tranquilidad: el auditorio lleno: el difícil acceso al centro no fue impedimento. El Slam está por empezar.

Fotografía: Cuenta Artes

1

Unos minutos más de espera. Aún falta alguien por llegar. No hay un solo sitio vacío, los ciento cuarenta asientos están ocupados. De pronto, una voz sobria emerge con fuerza.

¡Atención, atención!

Poesía y emoción

de nuevo en acción.

¡Bienvenidos!

Nosotros, ustedes, ¡todos!

A este breve desdoblamiento, donde el mundo real

Es el sueño, la fantasía, la divagación, el modelo falso y mentiroso

de la verdad, de lo sustancial, de la expresión pura y deicida del Dios verdadero,

El artepoetry-slam-peru-infiltra2-03

Es parte de la bienvenida que dan los ganadores de los Slam anteriores. Antes de empezar con el torneo se da un breve espacio para el Micro libre. Llega la persona en espera, una señorita de cabello floreado y traje gris hace su aparición llenando la acústica del lugar con el golpe amartillado que producen sus tacos al caminar. Es la poeta Fiorella Terrazas, moderadora del evento. Sus palabras de bienvenida, firmes y sin titubeos, presentan el espectáculo, anuncian el primer bloque de participantes y dicen…

¡SLAM!poetry-slam-peru-infiltra2-04

            Se inicia el Tercer Slam de Poesía Oral de Lima. Diez participantes en el primer bloque. Tres minutos cada uno, solo acompañados de su íntegra anatomía, su voz, sus manos, el cuerpo entero y principalmente, sus emociones, aquello que no se puede ver ni tocar, tampoco oír, pues eso sería tan sencillo como prestar atención solo al volumen de los altos gritos emergían de las gargantas y de los suaves susurros que tejían los labios apenas abiertos. No, eran tres minutos en que cada Slammer, simplemente, dejaba la vida en el escenario, rompía las ropas de la vergüenza para mostrar los poros desnudos de su arte y nos obligaba a… nos obligaba a… sentir.

Fotografía: Cuenta Artes
Fotografía: Cuenta Artes

Tras una breve descanso se inicia el segundo bloque, diez participantes más y luego la primera intervención musical a cargo del cantautor Sócrates Arévalo, quien a canto de letras poéticas, llenas de emociones, y armonías suaves pero trabajadas, cautivó al público sobremanera, el cual no dudó en pedirle un tema más antes de su despedida.14670658_1097876403641960_7246888691422948194_n

Seis participantes para el bloque final y la competencia llega a su fin. Una sorpresa tenía preparada la noche: la actuación de un poeta de joven espíritu pero toda una vida cargada al hombro. El señor Tobías López hace su aparición en el escenario para expresar, mediante poemas cortos, su esperanza puesta en los jóvenes de hoy.poetry-slam-peru-infiltra2-06 El jurado deja la sala por un momento, llevan sus puntajes a la mano en varias hojas donde han calificado la perfomance, el poema, el dominio escénico, la interacción con el público, entre otras rúbricas. Se tomarán un tiempo para deliberar el fallo final; mientras tanto, un músico y una poeta suben a escena: Aarón Alva, guitarrista, y Floreza María, Poeta, quien fue una de las ganadoras del Primer Slam. Se inicia la última intervención musical de la noche, las luces principales se apagan y quedan solo las pequeñas, como estrellas, como luciérnagas que alumbran el camino hacia el ande, hacia el reflejo de la laguna cristalina, hacia donde las palabras de Floreza trasportan nuestra atención, surcando melodiosas en la música que Alva diseña con su guitarra.poetry-slam-peru-infiltra2-07 El espectáculo termina. La sala se llena de aplausos al tiempo que las luces vuelven, y el jurado también. Ya tiene el fallo. Es Fiorella Terrazas la encargada, y es este el resultado:

            1°puesto:       Lilia Corzo

            2° puesto:      Amanda Azul

            3°puesto:       Humberto Moore

            4°puesto:       Destino Kanón

            5°puesto:       Flor del Sur

            Aplausos, se entregan las medallas y diplomas. Fotos de los ganadores, el jurado, el público, todos. La alegría se contagia en todo el equipo de trabajo, en los presentes, el Tercer Slam de Poesía Oral de Lima es todo un éxito y desde ya se siente la ingente expectativa para el último Slam, donde participarán los ganadores de las tres primeras ediciones. La noche va acabando a la hora pactada, el auditorio vuelve poco a poco a quedar silencioso, pero no vacío, eso jamás; quienes van quedando, los encargados y el equipo de trabajo, lo sienten lleno total aún. Lleno total, como el compromiso entregado, como el objetivo cumplido, como la alegría de los asistentes y, finalmente, como el amor al arte y a una sociedad próspera. Finpoetry-slam-peru-infiltra2-09


No queremos terminar esta nota sin antes agradecer a todos y cada uno de ustedes, que han hecho posible el evento y que seguirán haciendo realidad el camino a la mejora del arte y la sociedad. Un agradecimiento especial al señor Edwin Mattos, quien nos brindó el espacio y mostró siempre una calidad humana admirable; a los jurados, al público asistente, a los encargados del local, y todo el pueblo pendiente del Slam. Nos vemos en diciembre, hay Slam para rato. ¡GRACIAS!poetry-slam-peru-infiltra2-10

Atte

Colectivo Reporteros Infiltrados

Por: Aarón Alva — Reporteros Infiltra2

Fotografías: Javier Dueñas /Liliana Palomino /Cuenta Artes

Un payaso que se ríe de nosotros: el morbo vendible

pennywise-1

 

Recientemente se ha difundido una noticia que ha estado causando terror a más de un incauto en distintos países. Se trata de los “payasos asesinos”. Si bien no es noticia nueva, pues desde hace algunos años se vienen publicando videos satíricos donde inocentes transeúntes son asustados en plena calle por estos personajes, lo cierto es que, más allá de tratarse de una simple broma, representa un aspecto morboso, mercantilista, peligroso y también triste del hombre actual.

Muchos habrán sabido de esta noticia por medio de un famoso Youtuber que presentó el tema como algo misterioso y preocupante. Un hecho que empezó a reportarse en el estado de Carolina (EEUU) y que pronto se esparció por diversos estados como una plaga de langostas que amenaza acabar con la cosecha entera. Se trata de tipos disfrazados de payasos “diabólicos” que aparecen principalmente de noche en lugares descampados y que, en vez de cometer actos delictivos, se limitan a causar miedo con su aspecto y sonrisas macabras. Incluso se dijo que gran cantidad de estos farsantes tuvieron la intención de secuestrar a niños, entre otras cosas. Pronto la noticia empezó a circular  por países de Latinoamérica como Chile y México, donde se reportaron apariciones similares. Sin embargo, a los pocos días de difundida esta noticia, no faltaron detractores que manifestaran la supuesta verdad de todo esto. Según ellos, se trata de una simple broma realizada por un grupo de admiradores del escritor estadounidense Stephen King, los cuales rememoran al payaso “Pennywise”, personaje principal del libro IT (Eso) del mencionado autor.

Sea lo que sea, todo esto es una prueba más de la triste manipulación que, disfrazada de diversión, entretenimiento, noticia, irrumpe como si nada en la sociedad y se forja un lugar indestructible como parte de su cultura. No cabe duda de que el hombre siempre se verá atraído por lo misterioso, por lo oscuro e indescifrable, pero también es cierto y triste que la población actual se está alejando de las (buenas) manifestaciones que pretenden crear dichas sensaciones pero siempre con un fondo profundo, con un desfile de emociones humanas trabajadas con calidad, con un misterio creíble y decodificador de la condición humana y sus esperanzas, frustraciones y alegrías: el buen arte. Ese buen arte que no solo pretende transmitir emociones sino sobretodo brindar una posición crítica y transformadora de una sociedad que regala su miedo y su plata a un producto barato, disfrazado de payaso.

Como era de esperarse, la novedad de los payasos asesinos ya llegó a nuestro país. Hoy, con menos sorpresa que decepción, vi un reportaje en un canal de señal abierta donde se hace luz sobre los previos para Halloween: el mercado central repleto de disfraces de payasos asesinos que se venden como pan caliente y cuyos precios fluctúan entre los cuarenta a ciento cuarenta soles. El reportero se paseaba por distintas tiendas que ofrecían estos disfraces y se probaba cantidad de máscaras. Al final del mismo, recordaba que hace un tiempo, la gente se “divertía” solo por cinco soles, precio que costaba una grotesca boca de plástico, la cual simulaba parte de la cara del jugador Jefferson Farfán. El slogan con que se ofrecía era “Lleve su boca de Jefferson para que consiga su Yahaira”.

Quizá muchos de ustedes, lectores, que fueron niños en los años noventa, recuerden la gran publicidad que tuvo la película Anaconda en tierras peruanas. Todo esto debido a que nuestra selva es hogar del animal que daba nombre a la película. Pero tal vez no muchos recuerden que, en tiempos del estreno de la película, una noticia corrió en boca de todo el país: gente de nuestra amazonía diciendo haber visto una Anaconda de TREINTA metros de largo acechando por los bosques, comiéndose a los lugareños y causando una serie de incontrolables desmanes. ¿Una Anaconda Hollywoodense en el Perú? Sí, esa misma, tan real como sus héroes.

Hace no mucho se difundió por Facebook un video titulado  “El musulmán suicida”, en el cual se veía a un tipo vestido de Árabe religioso tirándole una mochila a los transeúntes y huir corriendo como si se tratara de una bomba. ¿Qué risa causaba, no? Ver cómo la gente corría, se tiraba al agua, o se ponían en cuclillas por miedo a la supuesta bomba. ¿Qué risa causó también cuando, el año pasado, un sujeto se disfrazó de policía (“lo hice por Halloween”) y estafaba a los conductores, coimeándolos, a pocas cuadras de la comisaria de Zárate, no?

¿Va a causar risa cuando uno de los payasos asesinos realmente sea ASESINO? Esperemos que no se llegue a tal punto. Y esperemos también que, por el bien de la humanidad, la gente que realmente quiera asustarse con payasos, se dé el tiempo de leer las 1501 páginas de “It” o cualquier otro libro del buen terror que han escrito autores como Stephen King, entre otros. Créanme, les tomará menos tiempo que todo el acumulado que le brindan a los espantos basura, a las noticias basura, a la prensa amarilla. Postdata, no olviden que el Halloween no es una fiesta mundial.

Por: Aarón Alva / Reporteros Infiltra2