CAPRICHO 07: REYNALDO NARANJO, HOMBRE DEL OCTAVO DÍA GENESÍACO

img164
Fotografía: Carlos “chino” Domínguez

Según el texto bíblico Dios crea el cielo y la tierra con los animales y el hombre, y se toma un descanso el séptimo día.  (…) El artista es el hombre del octavo día de la creación, el artista enjuicia la obra de los dioses que quedaron satisfechos demasiado pronto, dice Garaudy. (Hacia un realismo sin fronteras, p. 78).

Entonces, Reynaldo Naranjo (1936), miembro de la generación poética del 60, devela y recrea el mundo, fervorosamente. Así, afloran y existen, de manera autónoma, como prueba inquebrantable: Junto al amor, Júbilos, Las manos en el fuego, Violín desconocido, y otras obras, que desdoblan toda la pasión romántica y el realismo revolucionario.

Aquí y ahora, centraré mi atención en el poemario ¿Usted, aquí? (1998), que está dividido en tres secciones: Edad Antigua, Edad Moderna y Revelaciones, estas mismas son suficientes, mágicamente, para sintetizar no ‘una’ sino ‘la’  manifestación alta de la vida.

«En el amparo de los atardeceres», el poeta expresa sus alaridos y danza «de los vastos espacios a los vastos espacios» hasta mirar «todas las músicas» y, también, «contemplar el mar que reposa / la cabeza en el horizonte / de los viajes del agua». El alter ego de Naranjo libremente va «contando ola por ola, poniendo cada sueño en su lugar», como la esperanza en el corazón del hombre, y esa vitalidad poética tiene tal dinámica, lo saben. Cómo no, si este hombre también ha producido el disco Poemas y canciones que fue grabado con el músico Carlos Hayre y el mismísimo César Calvo.

cesar_hayre_enano
El músico Carlos Hayre y los poetas César Calvo y Reynaldo Naranjo.

Pues, ya en la «cima del tiempo / nos cercan los amaneceres», aunque no lo quieran «empieza el peligro / de los cantos». Es decir, el gran «camino hacia la palabra original». Allí, nos «llena / de alabanzas el sonido, / ese juglar invisible / se emociona / y su color, como es azul, no duerme». Fundemos la flor, «gorriones imposibles». Amemos, también, la soledad y el silencio, amemos al «niño / que descubre / las puertas secretas / de la noche, que ingresa / en los pasadizos / de tu sueño, que es la hoja / en la que posa y reposa / la locura».

¡Nadie sabe que duermes conmigo, poesía! Tú, «anegada sombra, hecha de indemostrables / pensamientos, / hecha de elementales / sentimientos». Y así «somos toda la tierra / y las palabras». ¡La «belleza nace sin parientes»!

«Y es el octavo día de la creación / y no nacemos / y es el mismo milenio / que empieza cualquier día / y no nacemos / y es la breve soberbia / de los tiempos / y es la peregrinación / de los paisajes / y es el alba extraviada. / Y no nacemos».  ¡La tempestad se rinde!

¡Reynaldo Naranjo ha nacido; vive!

               

                      4

img163.jpg
¿Usted, aquí? (1998).

¿Qué busca usted, señor

bajo esta piedra?

Bajo esta piedra el tiempo

balbucea.

Bajo esta piedra hundo

mi vida como un garfio.

Bajo esta piedra

escondí al niño enamorado

para que no envejezca

ni siquiera a mi lado.

Jhocer GonzalesAutor: Jhocer Gonzales (Junín, 1996). Poeta y educador.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s