El salvador del solar

Nuestro solar cultural necesitaba un salvador y el pleno dio en el clavo escogiendo al más adecuado. Sí. Al más adecuado.

MBA en Relaciones Internacionales con especialidad en Comunicación y Negociación Intercultural por la Universidad de Syracuse, en New York. Catedrático de Comunicación y Política en la Facultad de Ciencias y Artes de la Comunicación de la PUCP. Director. Actor, egresado del IV Taller de Formación de Umbral. Para muestra, no siempre vale un botón. Parte del deplorable, facineroso e insignificante currículum de nuestro nuevo Ministro de Cultura que escandaliza a una ciudad cosmopolita evocando la despedida solemne de los buenos, dejando a los malos, gobernando nuestro deber.

Luego del vapuleo y demás adjetivos que emanan rechazo y asedio por parte de todo lo que el Poder Ejecutivo realice o piense realizar, las críticas de los variopintos congresistas de nuestro variopinto hemiciclo, no se hicieron esperar, y el salvador del solar fue el blanco perfecto.

A penas efectivo el nombramiento, la avalancha de los ahora conocedores de cultura hizo mella del nuevo bastón del gabinete, lanzándose cual jauría a su presa para restar y desfavorecer dicha proeza.

Algo tan típico del tipo promedio peruano mediocre e ignorante, del perro del hortelano, del que señala pero no asume, del verdugo ciego de ojos vendados; algo tan típico del rey de la verdad cuando la pregunta no viene hacia él y tiene, simplemente, que hacer amagues de hidalguía para caer sobre su propia miseria.

La trayectoria de nuestro salvador del solar es interesante, mucho más interesante y exhaustivo que la de muchos políticos en el hoy por hoy. Un recorrido imponente que la gran mayoría y un elevado porcentaje de compatriotas desconocía, pero que ahora asombra a todo un país; país que espera la mejor gestión para la mejor cultura, una de las más ricas de toda Latinoamérica y me atrevería a decir, del mundo entero.

1129e1c1-f651-45db-848f-80e4a062fc79.jpg

Un poder se agranda e ilumina cuando los líderes directos toman la batuta de su experiencia y se desenvuelven dentro de lo que mejor saben hacer, esto enmarca la situación actual de la política en el Perú, que se dispersa en encrucijadas baratas y no encuentra la respuesta; solución que está a la vista de todos, pero muy oscura para dejarse ver por quienes no quieren quitarse los anteojos. ¿Miedo?, quien sabe. ¿Envidia?, quizás.

El solar necesitaba un salvador, uno que sepa más de lo que se le exija, uno, que esté a la altura de los retos; que dé todo por valorar la cultura, esa, que hemos perdido durante el paso de los años, esa, en la que sólo pensamos hipócritamente cuando rueda un balón o cuando lucimos el ridículo polito negro ‘Marca Perú’ que es más amor a la tela, que a las mismas letras bordadas.

Nuestro solar necesitaba un salvador. Creo que la espera terminó.

 

 

Luis Alberto GutiérrezAutor: Luis Alberto Gutiérrez Escritor y columnista. Comunicador.
24 años
Blogger
Descripción en dos palabras: Literatura y Cultura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s